El regreso de En Vivo Con el 30-G

El pasado sábado 13 hicimos la prueba, y funcionó.
EnVivoLuego de una necesaria ausencia, nuestro programa En Vivo Con el 30-G regresó en esta página mediante la plataforma de Facebook Live. Nos hemos propuesto mantener una conversación en tiempo real con nuestros seguidores los sábados a partir de las 7:30 pm. Muy probablemente no podramos estar todos y cada uno de los fines de semana, pero haremos lo posible por interactuar con ustedes con la mayor frecuencia.
El relanzamiento de En Vivo Con el 30-G responde a dos factores fundamentales: 1) la desaparición de nuestro programa de pronósticos (En Línea Con el 30-G), por razones meramente técnicas; y 2) la necesidad de abrir un canal de comunicación con una importante cantidad de aficionados que quieren expresar ideas y opiniones y no cuentan con un medio apropiado para hacerlo.
Así las cosas, En Vivo Con el 30-G servirá para crear un intercambio con todos ustedes, y además tendrá el análisis de las carreras dominicales de La Rinconada, como una orientación previa que esperamos resulte de mucha utilidad.
Aprovechamos estas líneas para agradecer el contínuo e invalorable apoyo de cada uno de nuestros seguidores, asumiendo como siempre el compromiso de retribuirles con información precisa y de calidad, siempre abogando por el mejor hipismo que todos merecemos.
Los esperamos en nuestra página pública de Facebook, Ramón Brito (el 30-G), donde podrán ver el programa e interactuar con nosotros…!!!

El silencio de los cómplices

opina30-g

Parte de los problemas que han agobiado y todavía agobian a nuestra industria hípica es la censura que de diversas formas se ha impuesto en los medios de comunicación que la cubren. El tan cacareado “rescate” del hipismo no pareciera haber sido transparente, por decirlo de alguna manera, y veo que muy pocos hemos tenido la voluntad de advertir sobre lo que a nuestra manera de ver las cosas no está bien.

LAS FINANZAS

Nadie lo dice, pero es una realidad inocultable que la recaudación por via de la jugada legal y el aporte de los Centros Hípicos no pareciera suficiente para mantener el espectáculo hípico en La Rinconada, mientras que las actividades en Valencia aún no se han reanudado (veremos si efectivamente hay carreras la próxima semana). El 5y6 Nacional permanece estancado, y la razón es muy sencilla: el juego dejó de ser atractivo para el aficionado hace tiempo. Una retención de por lo menos el 60% hace que los montos a repartir no sean significativos. A finales de la década de los ’70, la retención del 60% a la jugada del 5y6 se justificaba porque en ese entonces el INH utilizaba buena parte de esos recursos para emprender innumerables obras de interés social. Lo he dicho en mis programas y lo repito acá: en esa época se apostaban más de DOS MILLONES DE DOLARES cada domingo en el otrora “Juego de las Mayorías”. De ese monto quedaba dinero más que suficiente para pagar un buen pote de premios y cumplir con las obligaciones laborales, fiscales y sociales del Instituto. Una auditoría interna y la fiscalización por parte de la Contraloría General de la República aseguraban el “generalmente adecuado” manejo de las finanzas del INH, único administrador de sus ingresos.

Qué tenemos ahora? Una concesión oscura, donde una empresa privada administra fondos que pertenecen al Estado. No se conoce ningún tipo de auditoría interna, y hoy en día la Contraloría General es tan decorativa como un florero. Cuánto se apuesta en las diferentes jugadas legales? Son confiables las cifras que se muestran en la genuflexa transmisión de INHTV? Alguien sabe cuánto se apuesta semana a semana en jugadas como el Pool de 4, Exacta, Trifecta y Superfecta? Alguien sabe cuánto retribuye la empresa administradora al Estado en impuestos y ganancias? Alguien sabe el destino del aporte que se le exige semana a semana a los Centros Hípicos? La respuesta a todas estas interrogantes pareciera ser la misma: NO

Entre tanto, hay carreras. Las que los “nuevos dueños” del INH puedan costear de acuerdo al dinero que semana a semana haya disponible. Cuanto dinero? Nadie lo sabe…

LA RETALIACION

El siguiente es un Tweet publicado por el entrenador/propietario Michel Douaihy el día 14/02/2017:

douaihy

Douaihy es una de las víctimas de una implacable persecución por parte de las “nuevas autoridades” del INH. Este grupo de “enemigos” incluye, entre otros, al entrenador y gremialista Freddy Escobar, y a los propietarios Carlos Vallejo (stud C.R.V.R), Armando Rodríguez y Pedro Acuña (stud García-Petión) quienes en distintas ocasiones expresaron vehementemente su descontento y sus puntos de vista acerca de la problemática de nuestra industria hípica. El hecho de haberse publicado un remitido en la prensa nacional donde se denunció de manera clara la situación irregular de las finanzas del INH junto a un llamado al gobierno central para que interviniera en el asunto fue el caldo de cultivo para estas acciones, que dicen mucho sobre la dudosa neutralidad de quienes ahora tienen el control de la industria hípica venezolana.

Otro tipo de retaliación ocurrió con algunos medios que cubrían la actividad hípica nacional. Primero vino el bloqueo arbitrario de las páginas http://www.hipicomputo2000.com y http://www.lahipodromo.com, ambas propiedad de Jaime Casas Alvarez, quien voluntariamente y con un gran esfuerzo de equipo proveía de información y estadísticas no solo al aficionado hípico, sino también al ente oficial y a quienes laboran para el mismo. Más adelante, la no renovación de la licencia a la revista El Hachazo Hípico, que irremediablemente tuvo que cesar su circulación. Otra revista hípica, Los Clavos, ha dejado de circular desde hace un mes. En este caso sería por la falta de papel para su impresión, pero no es descabellado pensar que esa carencia sea más que todo una imposición para sacarlos del camino. Se hablaba incluso del cese de operaciones de las revistas del Bloque De Armas, pero ese rumor nunca se materializó. Claro, este grupo ya sería en parte propiedad de intereses muy allegados al gobierno de turno.

Es posible hablar en estas circunstancias de un verdadero “rescate” de la actividad hípica?

EL IMPERIO DE LA CENSURA

hear-no-evil-see-no-evil-speak-no-evil

No niego que habría que ponerse en los zapatos de aquellos que callan ante las atrocidades que aun se siguen suscitando en nuestra hípica para entender sus razones. Hay algunos, quizás la mayoría, que no hablan por temor a perder su trabajo, ya que encontrar un nuevo empleo hoy en día es casi imposible. A estos comunicadores los silencian para cumplir órdenes superiores de mantener una línea editorial “amigable” con el gobierno central. Se que no están de acuerdo con lo que sucede, pero estarían siendo obligados a permanecer callados.

Hay otro grupo, muy diplomático, por llamarlo de alguna manera, que mantiene un asombroso equilibrio entre la información y la denuncia. Manifiestan su desacuerdo con algunas situaciones, pero lo ventilan en sus escritos de manera muy sutil. Verdaderos profesionales en eso de “estar con Dios y con el diablo”. Obviamente la información y a veces los elogios superan abrumadoramente a la denuncia, de manera que puedan mantener ciertos privilegios y contratos publicitarios.

Y otra cosa muy distinta es la transmisión oficial, total y absolutamente sumisa, donde no cabe la denuncia y no aparece ninguna información “comprometedora”. Quienes en ella laboran estarían allí con lineamientos muy bien definidos. Se puede estar cayendo el hipódromo y no dirán nada. Es un “canal del Estado” en miniatura, muestra fehaciente de que nuestros hipódromos han sido, son y seguirán siendo un subconjunto del país. Se jactan de estar “con el pueblo”, pero le dan la espalda al cliente principal del negocio, el aficionado. Monopolizan la información, por lo que las opiniones disidentes no tienen ni tendrán cabida en sus espacios. Hípicos que lamentablemente empeñaron su condición para convertirse en soldados… Ese es el silencio de los cómplices.

Todos perdemos

opina30-g

Finalmente ocurrió lo que nadie quería que pasara: el cierre de los tres hipódromos adscritos a la Junta Liquidadora del INH. Aparentemente se acabó (o no alcanza) el dinero para cumplir con los compromisos adquiridos con el personal de caballerizas de La Rinconada, acreedores de un contrato colectivo que en mi opinión personal es bastante generoso. No existe un acuerdo para aumentar el valor del ticket de galope para los jinetes y traqueadores. Los propietarios, por su parte, reclaman el pago de premios, que según el INH está al día. Estas tres premisas tienen al óvalo capitalino sin actividad.

En Valencia terminó de estallar la crisis que desde hace tiempo se veía venir. Al igual que en Caracas, los propietarios reclaman el pago oportuno de premios, cuyo atraso es realmente vergonzoso. Los jinetes y traqueadores aspiran igualmente una mejora en su remuneración por el trabajo diario en la pista. Los caballerizos se encuentran en pie de lucha porque el pago de sus cesta tickets no ha sido honrado a tiempo. Para colmo de males, el estado de insalubridad en las caballerizas llegó a niveles extremadamente peligrosos.

Mientras tanto, el hipódromo de Santa Rita continúa cerrado, víctima de una descomposición absoluta y sin precedentes del deporte hípico. La estructura aun se mantiene, pero sin ejemplares alojados y con miles de familias sufriendo horrendas penurias al encontrarse repentinamente sin ingresos en un país donde las oportunidades de empleo son casi nulas.

Siempre lo he dicho, y hoy lo hago con más razón: los hipódromos son un subconjunto del país. Sin caer en consideraciones políticas y sin entrar en detalles, no hay que ser un erudito para comprender la situación actual de Venezuela. En nuestra industria ha circulado muchísimo dinero, pero este ha sido mal administrado, irregularmente desviado, o simplemente invertido en actividades paralelas y altamente perjudiciales para ella. Las consecuencias ahora están a la vista.

Lo que ocurre en nuestros hipódromos es inaudito. La jugada fue entregada en concesión (via una licitación suspendida arbitrariamente que terminó como una asignación ” a dedo”) a una empresa perteneciente a personas afectas al régimen actual. Como todos sabemos, el dinero producto de la apuesta legal es la columna que sostiene la actividad hípica en cualquier lugar del mundo. Ningún hipódromo del planeta (y seguramente ninguna casa de apuestas de cualquier índole) deja en manos de terceros la administración de ese dinero. Es absurdo, pero es lo que ocurre en nuestro país. Esta empresa asumió el control de la jugada (el “lomito”) pero para nada asumió la administración del resto de las actividades conexas al hipismo. Recordemos entonces buena parte del contenido del Decreto 422 de fecha 25 de octubre de 1999, con el fin de evaluar lo que ha sucedido desde entonces (subrayados y comentarios nuestros):

Artículo 1º.- Se suprime y ordena la liquidación del Instituto Nacional de Hipódromos, creado por el Decreto Ley Nº 357 de fecha 03 de septiembre de 1958, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 25.750 de la misma fecha, reformado mediante decreto Nº 675 de fecha 21 de junio de 1985, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 33.308 de fecha 16 de septiembre de 1985. El Ministerio de la Producción y el Comercio supervisará el proceso de liquidación.

Artículo 2º.- A los efectos de dar cumplimiento al artículo anterior, el Presidente de la República designará, dentro de los primeros cinco (5) días de vigencia de este Decreto-Ley, una Junta Liquidadora integrada por tres (3) miembros de libre nombramiento y remoción, los cuales serán postulados de la siguiente manera: uno por el Ministerio de la Producción y el Comercio, uno por el Ministerio de Finanzas y el otro por el Fondo de Inversiones de Venezuela. El Decreto de nombramiento establecerá cual de ellos actuará como Presidente de la Junta Liquidadora.

Parágrafo Único: El proceso de liquidación se realizará en un plazo que no excederá de doce (12) meses contados a partir de la entrada en vigencia del Presente Decreto-Ley. La Junta Liquidadora presentará al Ministerio de la Producción y el Comercio cronograma y el Presupuesto para la ejecución del proceso y le informará mensualmente de su cumplimiento. Si vencido este plazo, quedaren pendientes asuntos administrativos o judiciales, el Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio de la Producción y el Comercio, tomará las decisiones que considere convenientes. NdR: Leyeron bien? Un año contado a partir del 25/10/1999, es decir, que para octubre de 2000 el INH debió haber sido totalmente liquidado. Solo llevan 16 años de retraso..!!!

Artículo 4º.- La Junta Liquidadora tendrá las siguientes atribuciones:

a.  Ejercer las funciones que le correspondían al Instituto Nacional de Hipódromos que no sean asumidas por la Superintendencia Nacional de Actividades Hípicas, de conformidad con el presente Decreto-Ley mientras se otorguen las licencias respectivas con miras a garantizar la continuidad del Espectáculo Hípico.

b. Liquidar los activos no hípicos del Instituto Nacional de Hipódromos.

c.  Retirar y liquidar a los trabajadores al servicio del Instituto Nacional de Hipódromos.

d. Honrar las deudas y cumplir las obligaciones de cualquier naturaleza exigibles a cargo del Instituto Nacional de Hipódromos.

e.  Revertir a la República, por órgano del Ministerio de Finanzas, con la participación de la Procuraduría General de la República, la propiedad sobre los activos hípicos.

f.   Todas aquellas que sean necesarias para cumplir con su objeto.

Poco más adelante hay un artículo en el que se contempla la privatización de los hipódromos nacionales:

Artículo 7º.- A los efectos del presente Decreto-Ley se entiende por:

Actividad Hípica: Todas aquellas actividades inherentes a la realización del Espectáculo Hípico para su explotación dentro o fuera del territorio nacional.

Espectáculo Hípico: Son las carreras de caballos, virtuales o no, sobre las cuales se constituyen modalidades diversas de juegos y apuestas aprobados por la Superintendencia Nacional de Actividades Hípicas y cuyo desarrollo será regulado y controlado por sus respectivos reglamentos. También se incluyen dentro de esta definición a aquellas carreras de caballos realizadas fuera del territorio de la República cuando las mismas sean transmitidas dentro del territorio nacional por cualquier medio de comunicación existente o por existir, en vivo o de manera diferida.

Activos Hípicos: Constituyen todos aquellos bienes muebles, inmuebles y derechos, que a la fecha de la promulgación de este Decreto-Ley están afectados a los Hipódromos Nacionales vinculados a la actividad hípica.

Apuesta Hípica: Contrato de adhesión mediante el cual un apostador se somete a los términos, condiciones y modalidades contractuales ofrecidas por el administrador del sistema nacional de juegos y apuestas hípicas, de conformidad con las regulaciones establecidas al efecto.

Sistema Mutualista de Hipódromo: Es el conjunto de elementos técnicos y operacionales a través del cual se ofrece al Público apostador, juegos y apuestas hípicas relacionados con el espectáculo hípico, en el recinto de cada uno de los Hipódromos, y los mecanismos a través de los cuales dichas apuestas son totalizadas con el fin de determinar los dividendos para los apostadores ganadores que deberán ser pagados según lo establecido en la normativa aplicable. Cada uno de los Hipódromos sometidos al control del presente Decreto-Ley deberá tener su propio sistema mutualista de juegos y apuestas hípicas para las actividades de apuestas en su propio recinto, sin perjuicio del sistema nacional mutualista de juegos y apuestas hípicas. NdR: “en su propio recinto”, no significa “en Barquisimeto”…!!!

Sistema Nacional Mutualista de juegos y Apuestas Hípicas: Es el conjunto de elementos técnicos y operacionales a través del cual se ofrece al público apostador, juegos y apuestas hípicas relacionados con el espectáculo hípico, dentro o fuera de los Hipódromos, ya sea en el territorio nacional o fuera de él y los mecanismos a través de los cuales dichas apuestas son totalizadas de manera centralizada con el fin de determinar los dividendos para los apostadores ganadores que deberán ser pagados según lo establecido en la normativa aplicable.

Licenciatarios: Son las personas naturales o jurídicas debidamente autorizadas por la Superintendencia Nacional de Actividades Hípicas para la operación y administración de hipódromos, nacionales o no, y para la explotación de los juegos y de la apuesta hípica dentro y fuera de cada Hipódromo a través del sistema mutualista de hipódromo y del sistema nacional mutualista de juegos y apuestas hípicas. NdR: el error sin duda fue considerar por separado la administración de los hipódromos y la administración de la jugada. Esto pareciera haber sido a propósito para beneficiar a los actuales concesionarios…!!!

Luego el decreto habla de las funciones de la SUNAHIP, organismo que surge de la liquidación del INH y que por supuesto, existe mientras no se finiquite este proceso:

Artículo 18.- Corresponde a la Superintendencia Nacional de Actividades Hípicas:

a.  Vigilar, supervisar y fiscalizar la ejecución de los contratos mediante los cuales se otorgue la administración de los hipódromos nacionales y las licencias para la operación de los sistemas nacionales mutualistas de juegos y apuestas hípicas y los sistemas mutualistas de hipódromos. NdR: es evidente que no hay ninguna fiscalización de los actuales concesionarios de la jugada…!!!

b. Sustanciar los expedientes respectivos que servirán como soporte al Superintendente para otorgar, renovar, suspender o revocar los contratos mediante los cuales se otorgue la administración de los Hipódromos nacionales y las licencias para la operación del sistema nacional mutualista de juegos y apuestas hípicas y de sistemas mutualistas de hipódromos, de acuerdo con los procedimientos legales previstos.

c.  Vigilar supervisar y fiscalizar las operaciones de los sistemas mutualistas de hipódromos y del sistema nacional mutualista de juegos y apuestas hípicas por parte de los licenciatarios, y en especial el pago de las apuestas hípicas en los términos, condiciones y oportunidades establecidas en los reglamentos de los distintos juegos. NdR: sería bueno preguntar si alguna vez un funcionario de la SUNAHIP se ha dado una vueltecita por Barquisimeto…

d. Supervisar los Ingresos, pago de Impuestos y demás obligaciones generadas a los licenciatarios por las licencias otorgadas y por los Contratos de Administración de los Hipódromos Nacionales. 

e.  Publicar los Reglamentos de Juegos, Carreras y Transmisiones presentados por los licenciatarios de conformidad con los lineamientos que a los efectos se señalan en el Presente Decreto-Ley.

f.   Velar por el cumplimiento de las normas relativas a las condiciones físicas, de salud y de control toxicológico de los equinos que participen en el Espectáculo Hípico.

g.  Llevar el registro genealógico de equinos conocido como “Stud Book” de Venezuela. NdR: dejaron que las instalaciones y muchos registros del Stud Book se arruinaran. Bravo…!!!

h.  Controlar la ejecución de las actividades contenidas en los Planes de Mantenimiento e Inversión de los activos hípicos establecidos en los Contratos de Administración de los hipódromos nacionales.

i.    Hacer cumplir las disposiciones del presente Decreto-Ley y su Reglamento.

j.   Las demás que le asignen las leyes y reglamentos.

Aqui tenemos dos artículos que ameritan consideración:

Artículo 30.- Las licencias que se concedan de conformidad con este Decreto-Ley y su Reglamento son intransferibles y deberán ser operados por los licenciatarios. Tendrán una duración máxima de veinticinco (25) años, pudiendo ser renovadas por períodos iguales, previa solicitud del licenciatario por lo menos con seis (6) meses de anticipación a la fecha de su vencimiento. NdR: en mi opinión, 25 años es demasiado tiempo para una concesión…

Artículo 31.- Los licenciatarios de la administración de hipódromos son titulares de los derechos para la grabación, transmisión, reproducción y comercialización del Espectáculo Hípico, por cualquier medio de comunicación existente o por existir, dentro o fuera del territorio nacional, y de la información relacionada con la apuesta. NdR: me pregunto: si no hay un concesionario encargado de la administración de los hipódromos, cómo y por qué la transmisión interna le fue cedida a un supuesto productor independiente…???

Y finalmente, un artículo que ya lo que causa es risa:

Artículo 36.- Se consideran infracciones al presente Decreto-Ley:

a.  Incumplir los términos y condiciones bajo las cuales fueron otorgadas de licencias y los contratos objeto del presente Decreto-Ley.

b. La violación por parte de los licenciatarios, de los reglamentos relativos a los juegos, carreras y transmisiones.

c.  Aceptar apuestas fuera del Sistema Nacional Mutualista de Juegos y Apuestas Hípicas o del Sistema Mutualista de cada Hipódromo. NdR: en serio…???

d. Suministrar al público apostador o a la Superintendencia cualquier tipo de datos o informaciones falsas.

e.  Intimidar o coaccionar a los apostadores y manipular los juegos y sus resultados. NdR: de verdad…???

f.   Alterar por cualquier medio, el resultado de las carreras. NdR: será cierto…???

g.  No aportar a la Superintendencia la contribución especial prevista en el presente Decreto-Ley.

h.  Manipular de manera fraudulenta los estados contables y financieros. NdR: supongo que esto incluye el estado de ganancias y pérdidas producto de lo recaudado por las diferentes apuestas…

i.    Incumplir cualquiera de las obligaciones previstas en este Decreto-Ley y su reglamento.

j.   El incumplimiento de las obligaciones fiscales que le corresponda de acuerdo con la legislación vigente.

Las consecuencias de lo antes descrito y comentado se están sintiendo ahora. Yo lo denuncié desde el día 1. De hecho, me sorprendí gratamente cuando hace algunos días ví en Twitter que un reconocido propietario hacía mención a un artículo que publiqué en mi Blog anterior hace ocho años y que hablaba acerca de la manipulación de los dividendos. Imagínense cuánto dinero ha amasado esta empresa durante todo este tiempo, sin ningún tipo de control y/o fiscalización. Retenciones absurdamente elevadas, las más altas en el mundo. Desinformación absoluta de boletos ganadores y de dividendos probables en las jugadas multicarrera. Montos jugados a ganador que son descaradamente modificados “a dedo”, a total conveniencia de quienes están fuera de la legalidad. Totales jugados en carreras donde no se alcanza el premio a repartir; y un larguísimo etcétera de irregularidades que en cualquier sociedad medianamente apegada a las leyes ya hubiese causado la anulación de un contrato que repito, fue asignado directamente, sin licitación alguna.

Todos los actores del espectáculo merecen mejoras en sus ingresos. Todos, sin excepción. Pero mientras el dinero no llegue a donde debe llegar, sino a las cuentas de un grupo de “vampiros” que han desangrado a nuestra industria, esto será cuesta arriba. Tristemente, hay intereses creados en torno a la paralización de las actividades en nuestros hipódromos. Intereses que seguramente llegan a las altas esferas del poder. Lo he dicho una y mil veces: la recuperación de nuestra industria solo comenzará cuando se tenga la voluntad de destapar esa suerte de “olla podrida” que amenaza, ahora muy seriamente, con destruir la segunda fuente de empleo directo e indirecto de nuestro país…

 

 

 

El juego perdido

opina30-g

Estaba decidido a escribir nuevamente en la página, en un nuevo formato. Ahora tocaré un tema específico a la vez para plasmar opiniones y/o reflexiones, y por supuesto sus comentarios serán más que bienvenidos.

Entre los temas que había pensado desarrollar estaba el otrora “Juego de las Mayorías”, el 5y6, y casualmente encontré en un conocido grupo hípico de Facebook una imagen que me permití guardar para compartir con ustedes, primero en la cuenta de Twitter, y ahora en nuestro sitio de Internet:

5y6

Como verán, estamos hablando del resultado de un 5y6 celebrado hace poco más de 40 años (1976). Quizás muchos de ustedes, apreciados lectores, aun no habían nacido, o aun no eran hípicos. En ese momento, con una situación económica diametralmente opuesta a la que por desgracia vivimos actualmente, el 5y6 era una verdadera opción para cambiarle la vida a cualquiera que acertase un “cuadro único”. El sellado era un acontecimiento especial en todos los estratos de nuestra sociedad. No importaba el nivel del apostador, todos confluían en su sitio de confianza. A veces las colas eran bastante largas, pero el aficionado, fiel a su deporte y espectáculo predilecto, esperaba pacientemente su turno para consignar su formulario. Era común el intercambio de información. Muchos cargaban su radio para escuchar los programas de pronósticos del domingo en la mañana (o del sábado en la noche, que era cuando se sellaba en el interior del país) En fin, el 5y6 era, sin lugar a dudas, el verdadero juego de las mayorías.

Ese 11 de julio de 1976 hubo un monto récord en el 5y6: 11.574.164 bolívares, con casi 900 mil formularios sellados. Estamos hablando de la astronómica suma de US$2,691.666, al cambio vigente de 4,30 Bs/US$. Y digo astronómica porque, a manera de ejemplo, el Kentucky Derby (gr. I), la carrera más importante del Hemisferio Occidental, apenas elevó su premio total a un millón de dólares en 1996 (20 años mas tarde)

Es necesario hacer varias consideraciones, a saber:

  • Al no haber cuadros con seis, se hacía la misma repartición entre quienes acertaran cinco o cuatro caballos. Hoy en día eso no ocurre.
  • El Takeout (porcentaje retenido de la jugada) era en ese entonces de un 60% (igual que ahora), pese a lo cual los dividendos generalmente eran atractivos. Un cuadro único podía pagar en ese entonces casi tres millones de bolívares, es decir, unos 700 mil dólares al cambio vigente de 4,30 Bs/US$
  • Ese porcentaje tan elevado se justificaba entonces porque del 5y6 salían los recursos para sostener el pote de premios, para pagar las obligaciones laborales/contractuales del INH, y para costear las donaciones y demás beneficios sociales que ofrecía el Instituto

Como fiel reflejo del país, el hipismo, y en particular el 5y6, fueron víctimas del deterioro de la economía a mediados de la década de los ’80. Al devaluarse nuestra moneda y no adaptar el negocio a la realidad de ese entonces, el juego de las mayorías dejó de ser atractivo. Se intentó aumentar el costo unitario de la apuesta a dos bolívares (Factor 2), pero la respuesta de los aficionados fue negativa. Al mismo tiempo surgieron opciones diferentes al hipismo que ofrecían premios mucho más jugosos, tales como el Loto y el Kino. De allí en adelante, el 5y6 comenzó un descenso terrible que hoy se refleja en la casi total ausencia de recursos para poder sostener el espectáculo hípico en Venezuela.

Hoy en día el 5y6 no es ni la sombra de lo que fue durante esa época productiva de nuestro hipismo. Ahora ni siquiera es administrado por el INH (o su Junta Liquidadora), en virtud de lo cual los ingresos que percibe el Estado son todavía menores, ya que hay que pagar la comisión a un intermediario fraudulento que en nada beneficia a nuestra ya golpeada industria. Hace un par de semanas se anunciaba con bombos y platillos un récord de jugada en el 5y6 de unos 31 millones de bolívares, que al cambio real representan unos 31 mil dólares. Un cuadro único de fecha reciente (11/09/2016) devolvió menos de 15 millones, o casi 15 mil dólares…

cuadrounico

Es triste hacer la comparación entre el 5y6 de otrora y la pantomima que tenemos actualmente. En el caso que ilustramos (1976), los cuadros con cinco, al no haber aciertos con seis, pagaron casi siete mil dólares, y estamos hablando de 102 formularios. Los cuadros con cuatro dejaron casi 200 dólares, impensables para un cuadro con cinco de hoy en dia.

Es posible salvar un juego que a todas luces parece perdido? En teoría si, pero para ello se necesita la voluntad de hacer las cosas. Yo he dicho (y no me cansaré de hacerlo) que es una atrocidad que la jugada de los hipódromos nacionales sea administrada por un tercero, cosa que no ocurre en ninguna casa de apuestas del planeta. Mientras se siga pagando esta suerte de “peaje” a una empresa que no aporta nada a la industria, pero que se lucra de ella, no habrá soluciones a corto plazo. En el caso particular del 5y6, no se justifica en ningún caso el Takeout del 60%, ya que los administradores de la jugada no pagan los premios a propietarios, ni pagan las obligaciones laborales a los trabajadores de la industria, ni mucho menos ejecutan ninguna labor social. La retención de la jugada debería reducirse por lo menos a la mitad (30%), lo cual redundaría en mayor repartición y por ende en dividendos más atractivos. En la medida que esto ocurra, mayor será la participación del aficionado en el 5y6.

El otro aspecto a corregir es el de la credibilidad. Actualmente no se sabe de ninguna auditoría realizada a quienes ahora manejan los ingresos de nuestra industria. Nadie puede corroborar cuán ciertas son las cantidades mostradas en la transmisión interna. Hoy en día no se conocen los probables dividendos de las jugadas multicarrera como el Loto, Pool de 4 y 5y6, cosa que se hizo brevemente durante la gestión de Deibys Sánchez al frente del Instituto y que fue muy bien vista por todos (menos los concesionarios de la jugada, supongo)

Pareciera que no hay interés en hacer más atractiva la jugada legal, y a mi me parece que es una deducción muy sencilla: mientras más rentable sea la apuesta lícita, menos clientela tendrán las opciones paralelas. Es por ello que reitero que en el fondo se trata de tener la voluntad de corregir y de mejorar. A lo mejor estoy emprendiendo una campaña quijotesca, pero no pierdo la esperanza, al igual que muchos de ustedes, de que algún día tengamos los cambios que necesita la segunda industria generadora de empleo directo e indirecto del país.

Algún día hablaremos del “juego salvado”, Dios mediante…